Ermita de San Benito

Esta ermita es una construcción mudéjar, quizás de la primera mitad del siglo XV.  

Se compone de una nave cubierta por bóveda de cañón y lunetos, casquete esférico en el antepresbiterio y cúpula en el camarín. En el muro del evangelio existe una portada con arco apuntado y en el de la epístola, una puerta mudéjar de época tardía.

En 1494,  esta ermita fue visitado por la Orden de Santiago, la cual hizo un informe de todo su funcionamiento, en el que se dice que existió una Cofradía de ambos sexos con el titulo Ntra. Sra. De la Consolación y San Benito.

Esta Hermandad desapareció tras la invasión de los franceses a principios del siglo XIX dejando la ermita casi derruida.

En un nuevo intento de rehabilitación, el 24 de marzo de 1886, se funda una Cofradía con el título de la “Divina Sangre de Nuestro Señor Jesucristo”, de la que formaba parte la actual imagen del Cristo de la Humildad  (Señor sentado en la Peña). Esta imagen es la más antigua que procesiona en la Semana Santa de Guadalcanal, debido a que en el año 1936 fue ocultada en el pozo de dicha ermita

Hasta los años veinte se venía de romería a esta ermita. Se recogía el 21 de marzo  al Señor Sentado en la Peña y a la Virgen de los Dolores y se llevaba a la iglesia de Santa María y regresaban el Domingo de Resurrección.

El 11 de Abril de 1977 fue vendida a Antonio Fontán Pérez.